martes, 17 de octubre de 2017

SEXO, AMOR


Esa humedad cálida, asfixiante
Olor a cielo, paraiso deseado, inalcanzable,
Dedos como sierpes buscando nido
Manos temblorosas urgiendo, soñando...
Y tú, con esa mirada infinita, llameante
Ensortijando entre susurros mi deseo
Ofreces tu tórtola en sacrificio a mi aliento,
Vestal rompiendo sus votos contra mi locura.

Podría habitar tu cuerpo sin respiro,
Entregar mi alma a tu capricho
Fundir tu marmol con mi ebano
Y convertirme en estatua de fuego,
Cuerpo hecho boca para tu boca liquida
Boca que acoge tu cuerpo de tormenta
Torrente de agua viva que me nutre
Me transfigura en dios, esclavo de tus manos.

Y así, desnudos los dos de palabras
Hechos gesto azul y rojo, nos amamos,
Nos miramos y ya no existe mundo
Tú eres mi universo, yo tus estrellas.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

ENTREGA ABSOLUTA


Quiero sentirte, sufrirte,
Saborear el dolor de tu amor,
Tu olvido de agonía,
El desprecio de mi llanto,
Mi súplica en la nada.

Deseo esa punzada horrible,
En mi cuerpo,
En mi alma.
Recordar eternamente tu furia
       tu gemido al final,
       roto de amor.
Ese que te niegas,
El que tus ojos canallas delatan.
Añoro el dulzor de tu saliva,
La dulzura de tu boca al escupir,
La sed de tu sudor caliente,
El calor de tu piel abusiva.

Y espero sin esperanza
Con mi carne ansiosa de tu olor
Mis muñecas vacias de acero,
La espalda olvidada de tus caprichos,
Pezones tristes sin tus dedos,
Esas uñas sin piedad,
El cuello sin collar
Libertad como cadena fría
Que sin ti, cómo ¿podría usar?

No volverás, lo se,
Poder volver a vivir,
Entregarme a tu antojo
A tu escalofriante crueldad.
Volver a saborearme;
El dulzor de mi sangre,
Que tu robabas en mis labios,
El ansia de mi sed que tu aliviabas,
Salobre, caliente,
El hambre..., de lo tuyo,
Tu espalda al alejarte;
Sin una mirada atrás,
Sin un recuerdo,
Sin un adios.

domingo, 8 de enero de 2017

GERONTOSEXO


Me asombra tu cuerpo en derribo,
Tu cuerpo infinito estallando,
Nova de dolor asumido,
Agujero negro homicida.
¿que piensa tu piel en mi orgasmo?
Esas palabras que gritas,
Que escupes mientras te arqueas
Y yo te aniego de mi.

Empujas mi amor con asco,
Vicioso de otras pieles, reprochas
Y deseo anegarte siempre de vida,
La vida que te entregué, sin medida,
Hasta cuando me fulminabas con tu pupila.

Y deseo seguir amandote en carne.
Deseo tu seda escondida,
Sentirme preso en tu celda
Una celda candada hoy a mi pena,
Penitente de hinojos ante tu umbral,
Portal cementado con tu despecho.

Pero seguiré cada dia y noche
Acampado ante tu rastrillo
Esperando tu debilidad imposible
Adorando tus almenas,
Recibiendo las saetas impavido
Curando las heridas del desamor.

Ya se que dejas abierta otra muralla.
Puerta excusada en la que esperas mi acoso,
Sin más defensa que tu desvario
Esperando que cosuma mis fuerzas,
Que me agote para inalcanzar tu trono,
Me envicie en barrios de izas
Ceje en alcanzar el cielo,
Me conforme con ese placer vergonzante,
Que agota, asquea y desmoraliza.

Siempre esperando el levadizo
Inasequible me pudriré hieratico
Hasta rendir tu corazón
A la puerta de la torre del homenaje.

miércoles, 12 de octubre de 2016

SEXO..., NO LO ES TODO


Aun empapo de acibar tu recuerdo,
En las noches viscosas de resaca
Queriendo ahogar mi brutal deseo
Entre tiranteces, ansia y poluciones.

Odio la memoria que me enhebra
A un pasado de sudor y desnudeces,
Como la seda de tu boca me elevaba
Sobre un mundo extraviado y gris.

Aquellas torridas tardes de verano,
Los Agostos sensuales vespertinos,
Entre sexos pacificos sin urgencia
Entre amantes entregados a su piel.

Estas frias noches de crudo invierno
Con tu ausencia como yerta pareja,
Los sueños son piedras en los ojos
Llanto de vitriolo que supura el alma.

Acaba la vida con el lucero del alba,
Empieza el pesado sueño del vivir,
Vivir en la asfixia de la nada espesa
Desear la noche para volver a morir.

sábado, 2 de julio de 2016

ESTUPIDO ESCLAVO




Vacío,
El vacío; sin alma,
Solo el dolor como arma,
Defensa contra el dolor.
Asfixia de risas huecas
Deseo de acabar, sin buscar,
Mirada ausente,
De lejos observar
Sin mueca, sin asco y callar,
Dejarse hacer y temblar.
A cada golpe,
A cada envite,
Latigazo apasionado,
Tatuaje de vara,
Azote, humillación o gargajo…
Seguir temblando, esperar,
…y gozar de ser la nada,
A sus expensas.
Objeto suyo,
Sin valor,
Sin quejido;
Sentir correr la sangre,
Enrojecer viscoso del sexo,
Vicioso.
Y sonreír
De no valer,
De no ser;
Solo cosa,
Retrete,
Escoria,
Sin vida propia,
Sin memoria,
Sin fin.
Nada,
Olvidable,
Desechable,
Vacío.

Estupido esclavo sin voluntad.

sábado, 7 de mayo de 2016

SIN PERDÓN




Buscas la soledad de la sombra
La oscuridad de alma que te ilumina
La vergüenza que te hiere y estimula;
Mientras vistes tu sexo de deseo,
Engalanas tus excusas de destino
Y reclamas una libertad de almoneda.

Las sombras de los mudos vigilantes,
El crujir de cada paso que retrasas
Con los jadeos que acechas en la nada
Son tu alimento sin provecho;
El veneno que te disipa y te tortura
La desesperanza con que yaces cada noche.

Crees en la libertad que publicas y mancillas
En la mirada limpia y las manos entregadas
La palabra sin doblez y el corazón de cuarzo
Pero cada noche que deambulas y susurras
Que buscas tu egoísmo en cada piel
Haces tus cadenas más cortas, más fuertes.

Y al fin, en el desierto de tu retiro
En la cueva donde no te ves y te desprecias
Sueñas entre sollozos con tu cielo
Reniegas de las noches; de cada noche,
Las que te encadenan a tu podrido cuerpo
Las que te niegan que tengas un día.

Sigues zombi al sol con tu disfraz de oropel,
Aceptando las alabanzas que son nausea;
Tragas las nauseas que te denuncian
Y esperas la noche para lavarte en lágrimas,
Porque no hay agua bendita que te limpie
Ni absolución humana que te condone.

sábado, 26 de marzo de 2016

LOS SUEÑOS Y LAS APARIENCIAS, ENGAÑAN




Acababa de hacer la primera comunión. La celebración más emocionante de mi vida hasta ese instante. Mi madre me había comprado un traje de alforzas de organdí suizo con el que me sentía como una reina. Era el centro de todas las atenciones y mi padre no paraba de empañársele los ojos cada vez que me miraba. Mi hermano pequeño, Raúl con sus cinco años intentaba robar el protagonismo que me correspondía corriendo de aquí para allá, saltando, llorando o gritando; pero era imposible, yo era el centro ese día.
Mis padres estaban a mi lado cuando fui abriendo los regalos y a cada uno nuevo todos aplaudían y se regocijaban conmigo. Era muy feliz. Además como había dicho el cura, ahora era como un ángel, solo tenía que tener cuidado de ser obediente y pura no pecando.
Lo de la obediencia era lo más complicado; lo de la pureza, no lo entendía. Pura era el agua, la leche que nos traían a diario y que mi madre se empeñaba que estaba bautizada y los amaneceres cuando mi padre salía para el campo y yo espiaba su marcha cuando me desvelaba. Pero que yo fuese pura no lo entendía. Mi tío Gerardo me cogió en brazos y me estrechó contra él con toda la fuerza que tenía.
Tío Gerardo era el hermano pequeño de mi madre; hoy se que cuando yo hice la primera comunión él tenía treinta y un años, pero en aquel momento me parecía tan viejo como mi padre que aquel día hacía una semana que había cumplido los treinta y ocho; mi madre tenía treinta y tres, la edad de cristo decía el cura.
Al estrecharme contra su pecho, el mío se comprimió y los dos botoncitos que coronaban mis senos que ya comenzaban a buscar su protagonismo me produjeron una sensación de tirantez que aún hoy, no sabría definir si era desagradable o inquietantemente deliciosa. Aquello pasó y no lo volví a recordar.

En casa, mis padres dormían en una amplia alcoba en la que Raúl aún permanecía en su cama cuna hasta, que yo suponía que por dinero, se pudiese arreglar una habitación que era en la que se guardaban los trastos y que sería la suya. Pero como el niño dormía bien en la habitación de mis padres la situación no era incomoda. De lo que no estaban al día mis padres es que Raúl a veces se despertaba por los ruidos que la pareja emitía al hacer el amor; hoy se que era hacer el amor, en aquel entonces…

- Laura, Laura – me perseguía por toda la huerta mi hermano – Laura que tengo que decirte un secreto.
- Pero si me lo dices ya no será un secreto – me burlaba de él.
- Que si, tonta, que si. Que papa por las noches…
- Ya está bien Raúl – le interrumpí previendo complicaciones – no seas más cotilla, y deja a tu padre en paz.
- Es que le pega a mama – y comenzó a llorar.
Le abracé muy fuerte consolándole y al estrecharle en mi regazo, sentí otra vez esa punzada extraña en mis pezones, como aquella otra del tío Gerardo, pero esta vez hubo como un calambre instantáneo y muy intenso que me llegó hasta la entrepierna. Aparté de inmediato al niño de mí. Algo había en aquella reacción que me inquietaba. Yo tenía solo doce años, era una niña y esas sensaciones…
- ¿Cómo que le pega? – pregunté de forma insensata, porque estaba nerviosa por lo que le sucedía a mi cuerpo y me perdí.
- Anoche me despertó una voz de mama muy alta que le decía a papá que no. Papá le decía que le iba a gustar. Yo estaba muy asustado, porque parecía que mama lloraba y miré por entre los barrotes de la cuna y papá quería que mama se diese la vuelta y se pusiese de espaldas.
- ¿De espaldas, estás seguro? A ver si estabas soñando Raúl…
- ¡Que si, que quería que se pusiese de espaldas!
- ¿Y se puso? Ya para estas alturas de la conversación yo estaba intrigada y no solo eso, sino que de forma imperceptible estaba humedeciéndome por mis partes, al tiempo que notaba como los pezones me rozaban de una forma que hasta entonces no había experimentado, contra la camisetilla que llevaba.
- Si, al final, papa le dio la vuelta y le colocó la almohada debajo de la barriga. Luego se tumbó encima de ella…
- ¿Y qué? vamos, continúa…
- Luego mama decía enfadada que por ahí no, que por ahí no, hasta que mama metió la cabeza debajo de la otra almohada para gritar sin que se le oyese, pero yo si le oía como gritaba que le dolía hasta que papá bufó como la vaca cuando se queja y se quedó quieto. Mama se volvió le dio una bofetada y le dijo que era un animal. Que así no quería.
- ¿Y eso es todo? Tú te has debido equivocar. Y no vuelvas a espiar a los padres o se lo diré y te sacaran de la habitación.
- Pero…- protestó Raúl
- Pero se acabó- corté la conversación y me volví a la casa.
A medida que caminaba hasta la casa sentía como me resbalaban las piernas y lo que tenían entre ellas y eso producía una sensación muy agradable. Instintivamente me llevé las manos y noté algo duro y elástico; me estremecí de felicidad, y me asusté a un tiempo, sabía que algo no estaba bien.
Entré en la casa y me abracé a mi madre que estaba trasteando en la cocina.
- Te quiero mucho mama – me salió espontáneo.
- Y yo a ti Laurita, cariño…
- Mama.
- Que quieres; algo que quieras contarme.
Y en ese instante crecí. En ese momento me hice mujer y supe que lo que me había confiado Raúl tendría que ser para mi nada más. Por alguna razón empezó a intrigarme el tamaño del sexo de mi padre. A Raúl le había visto infinidad de veces su sexo y por afinidad en mi mente imaginaba el de mi padre enorme y me entraron unas ganas tremendas de verlo. Tan me hice mujer que sentí que una gota de lo que humedecía mi sexo cayó al suelo; enrojecieron mis mejillas y mi madre me notó un temblor.
- ¿Qué te pasa Laura?
Me miró a la cara, luego miró donde yo clavaba la vista y se le iluminó el rostro.
- ¡Hija mía, ya eres mujer!
Yo estaba tan chocada que ni cuenta me había dado que la gota que mi cuerpo había destilado era rosada.
Mi madre me abrazaba una y otra vez.
- Acompáñame – me dijo.
Me llevo de la mano hasta su dormitorio. Allí rebusco en un cajón de la cómoda, se agachó delante de mí, me remangó el vestido y me quitó las bragas, me hizo ponerme unas limpias, pero antes de colocármelas interpuso entre mi cuerpo y la felpa de las bragas una especie de toallita pequeña.
- Cuando notes que estás muy empapada de sangre vienes a este cajón coges un pañito higiénico, vas al lavabo, te enjuagas y te colocas uno limpio. Esto nos pasa a las mujeres todos los meses, hija. Esto significa que ya eres una mujer y que podrías quedarte embarazada. No dejes a ningún hombre que se asome a tu tesoro más preciado.
Aquello de acercarse al tesoro, me sonó a piratas, a islas y a peleas pero no quise preguntar más; de buena gana le habría preguntado por lo que me dijo Raúl, pero algo muy hondo me decía que aquello no era para preguntar. Además cada vez que lo recordaba la imaginación se me iba a la forma y tamaño del sexo de mi padre y aunque me excitaba también me inquietaba.

Pasé dos días manchando casi de forma imperceptible pero yo me sentía mayor y me cambiaba el pañito higiénico aunque no lo necesitase, y aunque me parecía imposible tenía la impresión de que los pechos me crecían y los parches mas oscuros alrededor de los pezones se ennegrecían.

Se acercaban las vacaciones. Mis padres al fin decidieron sacar a Raúl de su alcoba no sin tener que soportar la oposición gritona y llorosa del niño que se resistía a dormir solo. Al cabo de un par semanas y tras unas noches de amenazas a media voz y algún azote que otro para templar los ánimos, Raúl se avino y de llorar y molestar pasó a dormir del tirón todas las noches. Nunca volvió a hablar de aquel asunto conmigo y nunca supe si él lo guardaría en su memoria; siempre he supuesto que ya que yo no le di excesiva importancia y dudé de su relato él lo llevó al olvido.
Pero yo no.
A medida que avanzaba el verano, el calor sofocante y la falta de brisa que aliviase hizo que todos durmiésemos ligeros de ropa y con las puertas abiertas para intentar que se crease algo de corriente y bajase la temperatura.
Una de esas noches de agosto, en que dormir era ya difícil por la canícula, los susurros que venían de la habitación de mis padres me desvelaron. Era noche de luna llena que alumbraba más que muchos soles de anochecida en invierno. Me levanté sigilosa acercándome a su alcoba y saliéndoseme el corazón por la boca pude atisbar y escuchar. Me parecía que mis latidos del corazón se escuchaban a kilómetros de distancia y los esfuerzos por no jadear de excitación hacían que las sienes pareciese que iban a estallar. La conversación que escuché a continuación me abrió los ojos y me sumió en la más profunda de las depravaciones.
- Y te quejabas…- decía mi padre en voz baja
- No hables tan alto que vas a despertar a los niños.
Cuando escuché esas palabras me quedé sin respiración. No me atrevía ni a mover un dedo; esperaba que de un momento a otro apareciesen los dos por la puerta recriminándome que fuese tan indiscreta.
- Aunque he de reconocer que por el culo tiene otro encanto…, hasta que se te acostumbra claro. Aquella primera vez fue una tortura, aunque cuando te vaciaste dentro sentí una sensación de plenitud diferente a la que siente por delante.
- ¿No te gustaría sentirte llena por delante y por detrás a la vez?
- Eres un degenerado. Ya puestos ¿porque no por delante por detrás y por la boca? cerdo, que eres un cerdo.
- No te enfades cariño y dame el culito otra vez. Tú te manejas el vibrador mientras yo te hago el trabajo.
Al poco escuché los gemidos de mi madre. Me asomé un poco y vi como a cuatro patas, mi padre le empujaba por detrás. Había además un sonido monótono y de diferente velocidad cada vez  que hacia que los gemidos de mi madre se incrementasen cuando aumentaba la velocidad de vibración. Cuando comprendí a que se debía abrí exageradamente los ojos y me lleve las manos a la boca para no emitir ningún sonido de perplejidad. Me quedé en medio de la puerta, inmóvil viendo como mi padre entraba y salía de mi madre hasta que con un gruñido sordo mi padre dio un golpe de caderas aún más violento y mi madre emitió un gemido de placer (aquel sonido no podía ser de dolor)
Finalmente mi madre cayó rendida sobre la cama y vi a la luz de la luna como mi padre sacaba de mi madre un enorme trozo de carne brillante y grueso.
El ruido de sorpresa que emití fue imperceptible pero suficiente para que mi padre se girase y me viese ahí, parada en medio de la puerta y entonces sucedió lo impensable; me sonrió, se acarició su sexo y me guiño el ojo. Luego me hizo un gesto con la cabeza para que volviese a mi dormitorio, se levantó y se echó al lado de mi madre dándole besitos por todo el cuerpo.

Aquella noche no podía dormir. La imagen del pene de mi padre enhiesto y terso y el guiño del ojo me desasosegaban, hacían que los pezones se me pusiesen duros y me hiciesen creer que tenía otra vez la regla, pero en esta ocasión no era sangre. Una enorme cantidad de líquido pegajoso y suave destilaba desde mis entrañas; al tocarlo, por casualidad (o quizá sin ella) me roce el botón que coronaba el sexo. Estaba duro y al hacerlo un escalofrío me recorrió toda la espalda; era muy placentero y repetí la operación una vez y otra haciendo que ese escalofrío fuese más intenso cada vez hasta que me estalló en mil colores celestiales, me hizo quedar sin respiración, exhausta y desmadejada. Me quedé profundamente dormida.

Cada noche que pasaba no podía conciliar el sueño esperando algún ruido que denotase que en la alcoba de mis padres se desarrollaba una escena que me volvería loca por contemplar. En el más absoluto de los silencios me levantaba alguna noche esperando cogerlos en sus juegos que habrían sorprendido mi vigilia, pero los veía respirar a los dos suavemente sin que se moviesen más que el visillo de la ventana agitado por la brisa nocturna.
Aquella noche Laura no pudo mantener los ojos abiertos y se durmió agotada de los trajines y juegos del día. Soñaba que escuchaba ruidos en la alcoba de sus padres y se acercaba con sigilo para espiar y sorprendía a sus padres en compañía de otro hombre jadeando quedamente. La madre cabalgaba sobre el otro hombre mientras el padre sodomizaba a su mujer; luego cambiaban de postura y mientras la madre colocaba su sexo sobre la boca del hombre el padre seguía sodomizando a su madre que se pellizcaba los pezones presa de una ansiedad por placer que Laura no conocía. Cuando el padre empezó a emitir jadeos mas intensos sacaba su pene de su madre y lo que sucedía en su sueño fue tan impactante que se despertó de golpe.
Con el corazón cabalgándole en el pecho desbocado se descubrió frotándose con furia su sexo y entonces escucho con claridad los quejidos de su madre.
Se acercó temblando de excitación hasta la puerta del dormitorio y vio como su madre tenía el pene de su marido insertado profundamente en la boca; los que a ella le parecieron quejidos solo eran arcadas de lo profundo que su padre entraba en la boca de su mujer. Sin darse cuenta, hipnotizada por la escena Laura volvió a frotarse rítmicamente su sexo y a jadear sin proponérselo y su padre levantó la vista y la sorprendió. Lejos de cohibirse la niña al verse sorprendida por su padre se excitó más y cuando su padre le sonrió y le hizo gestos afirmativos con la cabeza de que continuase ella sintió como un calambre por todo el cuerpo, sintió que las fuerzas de la vida se le retiraban, y porque estaba cerca del quicio de la puerta y se pudo recostar pero poco le faltó para dar con sus huesos en el suelo. En esos instantes su padre le saco el pene de la boca a su mujer la dio la vuelta y se la insertó en su sexo al tiempo que emitía un gemido primitivo, muy profundo y se derrumbó en la cama, ocasión que tomó Laura para regresar a su cama asustada, no sabía bien de qué.

Raúl estaba con diarrea, de la propia del estío y como tenían previsto ir al lago a pasar el día, la madre de Laura invitó a su marido y a su hija a que se fuesen a refrescar mientras ella se quedaba al cuidado de Raúl.
A Laura le recorrió un escalofrío la espalda al pensar que se iría sola con su padre al lago, pero no supo que excusa poner y además muy en el fondo lo deseaba.
- Estás temblando Laura – le dijo su padre mientras le acompañaba al lago por el sendero.
Le tenía echada la mano sobre el hombro y otras veces le cogía con su manaza el cuello de forma suave y le acariciaba con su dedo gordo detrás de la oreja. Laura no paraba de estremecerse. Notaba que empezaba a mojarse y eso le asustaba aún más.
- No se…, papa, tengo como frío, no se si voy a bañarme – se disculpaba de antemano la niña.
- Si, verás como no hay problema; después de la caminata llegarás sofocada con este calor y querrás bañarte.
Laura, mientras caminaba ya veía la imagen de su padre y ella acariciados por el agua fresca del lago y como a pesar de tocarla con múltiples dedos las ondas, la suavidad de la secreción de su sexo le proporcionaba más placer que todo el agua junta. Casi sin darse cuenta rodeó con su brazo a la altura de las nalgas de su padre y apoyó su cabeza contra su costado; el padre entonces la rodeo por el hombro y la atrajo con fuerza hacia él. El padre sintió el espasmo intenso de su hija.
- ¿Qué te pasa, Laurita? – casi le susurró.
Laura, no contestó pero en ese instante decidió que haría lo que su padre le pidiese; absolutamente todo, y quería que le pidiese lo máximo. Volvió a temblar solo de imaginarlo. Ya veía el miembro enorme de su padre amenazante frente a su boca mientras con sus dedazos su padre le hurgaba y taladraba su sexo apenas ornado de una incipiente y rizada peluca negra. Pensaba que se desmayaría cuando sintiese el roce de aquel miembro con su lengua.
- Nada papa, un escalofrío.

Y llegaron al lago.

Padre e hija se quedaron en bañador y se sentaron en la orilla sobre una roca baja dejando que los pies se les balanceasen dentro del agua.
- Estamos preocupados Laurita – le habló su padre con la mirada perdida en el horizonte del agua.
- ¿Porqué, papá? – la niña se quedó descolocada, no entendía por donde iba su padre.
El padre permaneció callado unos instantes, como intentando encontrar las palabras más adecuadas. Laura comenzó a temblar esperando la regañina.
- Hija mía, ¿alguien te está haciendo algo, o te ha ver algo?
- No, papa, no me pasa nada ni – y aquí vaciló- he visto nada…
- Todas las noches cariño tienes pesadillas en las que hablas en voz alta y dices cosas horribles.
- Papa, no se, no me acuerdo de nada. Nunca se si yo sueño.
- En tus pesadillas hablas de tu madre, de mí, de extraños…, de cómo yo te miro y de lo feliz que eres mirándonos tú a nosotros en nuestro cuarto – el padre se enjugó una lágrima con el dorso de su mano.
- Papa, yo…, - rompió a llorar desconsoladamente – pero es que yo os he visto de noche…
- No amor mío, somos nosotros los que nos levantamos de noche para ver que te pasa porque jadeas mucho y das muchas voces diciendo cosas…, que yo no te quiero repetir porque son muy desagradables.
- Pero papa…,
Y no pudo seguir porque el llanto del dolor por lo que ella tenía en su imaginación no la dejaban articular palabra.
Sabía que no debería haber visto aquella revista que su compañero del colegio se empeñaba en enseñarle, pero le resultaba tan inquietante, tan intrigante que se le metió hasta el tuétano y ya no podía sacársela de encima.
- Papa, no se… – arrancó entre sollozos
Su padre la abrazó, le dio un eso en la frente lleno de ternura y la hizo ponerse de pie
- Ya está bien de pesadillas y de sufrir; eres un ángel y como tal debes ser la niña más feliz de la tierra. Vámonos a casa y esto se ha terminado para siempre. Mi niña.

Caminaba de regreso abrazada a la cintura de su padre sintiendo el calor que desprendía, y no pudo por menos que sentir un estremecimiento muy hondo que le hizo temblar de miedo. Se prometió a si misma que jamás volvería a comentar nada y además que no olvidaría aquellas sensaciones oníricas nunca.